Este premio también es conocido como el Premio Nobel de la arquitectura, ya que es el máximo galardón mundial para los arquitectos y sus bellas construcciones. Se premia a los grandes artistas del diseño arquitectónico por sus contribuciones consistentes y significativas para la humanidad.

La familia Pritzker fue la que estableció el premio, el primer ganador fue Philip Johnson quien ganó con su Glass House en Canaan, Connecticut. Gracias a este premio muchos profesionales mejorar la calidad de su trabajo y están en una constante innovación.

Los ganadores se eligen por medio del director ejecutivo del Premio Pritzker quien solicita nominaciones de galardonados, académicos, arquitectos, críticos y otros en el campo. Cualquier arquitecto con licencia también puede presentar una nominación que puede ser considerada.

El Pritzker ha sido entregado a varios arquitectos occidentales, como Frank Gehry, Rem Koolhaas y Zaha Hadid. También se ha presentado a figuras importantes como Balkrishna Doshi , el arquitecto indio, que ganó a los 90, y al trío español Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta , la primera vez que el premio se otorgó a tres personas a la vez.

De los 46 galardonados, casi la mitad ha sido para europeos. México no se ha quedado atrás ya que Luis Barragán uno de nuestros más grandes arquitectos recibió el Pritzker en 1980 gracias a su Casa-Estudio, la cual se encuentra en el barrio de Tacubaya, Ciudad de México. Entre otros muchos edificios que puedes encontrar hechos por él en la ciudad, los cuales nos inspiran y nos ayudan a mejorar día con día.

Gracias a estos premios, podemos los arquitectos de todo el mundo se esfuerzan constantemente por explorar nuevas formas para  usar materiales que sean más respetuosos con el medio ambiente y puedan crear diseños impactantes que demuestren nuevas habilidades de creatividad.

Este año, el mayor honor de la arquitectura, el Premio Pritzker , ha sido otorgado a los arquitectos de Grafton Yvonne Farrell y Shelley McNamara de Dublín, Irlanda. Los galardonados en 2020, que son educadores y arquitectos, son conocidos por sus enfoques poderosos pero delicados.